jueves, 3 de abril de 2014

Pensar contra la corriente del tiempo es heroico; decirlo, una locura. 

Eugène Ionesco

Por si algùn dìa te importa

Que tenga hambre o frío.
Que esté tan sola que duela.
Que te cante en la cara lo que siento.
Que eso no te mueva un pelo.

Por si algún día te importa,
yo dejo todo esto escrito.
para que me recuerdes bien viva
cuando mi cuerpo ya no baile.

Observando movimientos
de cabezas gachas y ombligos empachados,
me duermo casi todos los días.
Trabajando la mente para olvidarme de todo.
Olvidarme de que todo me importa.

Y si algún día algo realmente importa.
Y la acción se convierte en ayuda.
Y las miradas no se programen para mirar hacia otro lugar.
Y si me muero yo antes de llegar a demenciar.
Y si no veo esa utopía funcionar.

Entonces veré que mi cabeza dura
ya no tenía mas ganas de romperse
contra la piedra indiferente
que construyeron sus cabezas gachas,
sus miradas esquivas,
sus corazones sin sangre.

Entonces me voy a dormir para siempre.

El inconciente, espera


Una puntada en la cabeza
retorciendo la existencia
te avisa cuando estabas...
Estabas esperando.

Eso que predicas
haciendo tanta fuerza,
ejercitando los nervios
para no lastimarte.

Pero llega la hora
que ya no esperabas
Y te parte la piel de robot que creabas.

Ya lo dijiste una vez
no se puede ir en contra.
Pues el cuerpo espera...

martes, 1 de abril de 2014

Sin nombre

Una vez
mirando hacia donde algo no ocurria
me encontrè en el punto muerto
en donde todos sandìas,
explotaban tomando vino de las galeras de los soldados,
que encadenados de pies
dejaban sus vidas por intereses de otros
sin espacio cerebral.
Dejando a las mujeres solas
pariendo solas
que sòlo entre mujeres supieron salvarse.

Una vez
Mirando hacia donde todo ocurria
encontrè a una estrella negra
caminando entre multitudes
respiràndolo todo;
degollando sus pieles de seda por un poco de coherencia
por el camino del caracol
sin sentir apuro
y contemplando diamantes oscurecidos por placentas mal paridas
por mujeres sin despertar. Tapadas por el semen
de la masturbaciòn impetuosa
de los zombies aùn mas corroìdos por la cumbre de Walt Disney.

Caños recortados atraviesan cerebros de oreja a oreja.
Una señora grita por su vientre.
Dos señoras gritan por sus hijos.
Todos sus hijos!
Todos son hijos!
Tràiganme una zanja para sentarme a leerles un cuento
Uno que me invente pensando en un gurì linchado por sus hermanos.

Si no fuèramos humanos.
Serìamos nosotros mismos.
Pero nos sacaron los pelos y nos pusieron accesorios.

Miro en el espejo y quiero abrazarnos
Despuès de todo, estos gritos del otro lado de mi ventana
pueden ser escuchados por la vista gorda.

Èsta noche dormiré en paz mientras todo lo demàs pasa.
Ya no puedo utilizar palabras como "consuelo".
Ya varias cosas son inservibles en estos tiempos que me corren.

La sangre se renueva mientras tome agua.
La vida es larga y yo no tengo miedo
Aunque me vean llorando y gritando.
Yo no tengo miedo.
Yo no tengo miedo.
Yo no tengo miedo.
Yo no tengo miedo.

sábado, 22 de marzo de 2014

El sueño que me creì demasiado



A veces no se como pedir ayuda
la gente esta ocupada en sus propias vidas
Yo pensaba que èramos tantos, que podrìamos ayudarnos.

Entonces siento que yo un dia soñè un sueño que me creì demasiado

viernes, 28 de febrero de 2014

Un poema

Uy, por suerte ya te soltè
Nos fuimos a una montaña
Me caì y me quebrè

De barro tenia los pies y ahora no los siento
Las alas estaban sucias y duras como cemento

Esto no suena a companìa.
Suena a tristeza compartida.

Quizas eso sea lo mismo
Un amor y un miedo sincero
Si logramos salir juntos del pie de la montaña
Te voy a llenar de besos en el camino al mar de la hazaña


Ahí tendremos lo nuestro: Paz

lunes, 6 de enero de 2014

La danza de la cintura

Transando entre los muertos 
una sensacioòn me imprime tres costados de miserias escaladas sin zapatos
Doy permiso a mis monstruos y los saco a hacer justicia
No me jodan
No me toquen la piel si la han lastimado
no se atrevan a jugar con las axilas del descontento porque este pliegue recuerda como con sangre de toro
a todos ustedes
muertos
devotos de la tristeza, de la enfermedad al dia, de la vejez y de la muerte.

De la medicina occidental mafiosa
Del sacrificio, de la culpa y de la verguenza.

Si no comprenden a los vivos
A los jòvenes
No jodan ni se ahoguen en el espacio intentando cambiarlos
La furia del dragòn se desprende quien sabe en que escenario indecente y desmesurado y nos cuenta historias de cadenas

Cuentos sobre indiscreciones
Sobre diarrea, menstruaciòn y descontrol sentimental
Semillas de desenfreno los dejaràn en evidencia
Es hora de partir en silencio si ya se han declarado abatidos
A menos que quieran consuelo
Pero no hinchen las pelotas
La misericordia es para los sabios
Y los sabios tambièn quieren perder el control.